Moreno Cano MP, Hernanz López P., Esmirla B.,García López M., Ordoñez Rengel M. EuroEco 2020;9(4):4-7.

María del Pilar Moreno Cano*; Paula Hernanz López; Beredys Esmirla ; Mercedes García López; Marina Ordoñez Rengel.

*Centro de Salud La Chopera. Alcobendas. Dirección Asistencial Norte. Madrid. España

Correspondencia:  mocapi@yahoo.com

INFORMACION DEL ARTICULO
  R E S U ME N
 

On-line el 15 de Octubre de 2020

Las células de Hürthel son células foliculares modificadas que generan tumores benignos y malignos. El tumor de Hürthel, es el tumor bien diferenciado de la glándula tiroides de menor incidencia mundial, oscila entre 3 a 10%; se clasifica en tres variantes histológicas: adenoma, carcinoma y cáncer papilar de células de Hürthle. El adenoma se presenta como un nódulo solitario y se suele diagnosticar mediante punción aspiración con aguja fina (PAAF) guiada por Ecografía. La difusión de la Ecografía y su creciente disponibilidad han facilitado, modificado y mejorado el manejo de las lesiones tiroideas.

©Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia

Publicado por Ecosemg Galicia.

 

Palabras clave:
Células de Hürthel, Adenoma, PAAF, Ecografía
 

Ultrasound in the primary care consultation, essential in the diagnostic approach of rare thyroid pathology. Hürthel cell adenoma tumor

A B S T R A C T

Keywords:
Hürthel cells, Adenoma, PAAF, Ultrasound
 
          Hürthel cells are modified follicular cells that generate benign and malignant tumors. Hürthel’s tumor, is the well-differentiated tumor of the thyroid gland with the lowest incidence worldwide, ranges from 3 to 10%; it is classified into three histological variants: adenoma, carcinoma, and papillary Hürthle cell cancer. Adenoma presents as a solitary nodule and is usually diagnosed by ultrasound-guided fine needle aspiration (PAAF). The spread of ultrasound and its increasing availability have facilitated, modified and improved the management of thyroid lesions.
ARTICULO PDFSIGUIENTE ARTICULOANTERIOR ARTICULOVOLVER AL INICIO

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.

Ver Nuestro Instagram – Click Aqui

Caso Clínico

Varón de 25 años sin antecedentes personales de interés y con antecedentes familiares de delgadez constitucional por rama materna.

Consulta por delgadez desde su infancia, náuseas matutinas, poliuria y pérdida de unos 2 kilos en los últimos dos meses que achaca a nerviosismo por los estudios. No refiere cuadro infeccioso previo.

En la exploración física se aprecia buen estado general, está bien hidratado y su índice de masa corporal es de 18. Llama la atención un  aumento visible del tamaño  en región derecha de cuello, palpándose  un nódulo elástico no doloroso  de unos 4 cm en hemitiroides derecho. No se palpan adenopatías cervicales.  El resto de la exploración física es normal.La cifra de glucosa en consulta (no basal) es de 113mg/dl y el sedimento urinario no muestra alteraciones.

En la ecografía desde atención primaria se observa un hemitiroides derecho  aumentado de tamaño, con nódulo dominante, solido, de ecoestructura heterogénea, vascularizado, con calcificaciones puntiformes, bordes  definidos y halo periférico grueso, Mide  unos 28x22x39 mm ( Figura 1 y 2). Y otros dos nódulos de características similares en torno a 9 y 6 mm (Figura 3 y 4 respectivamente). En el hemitiroides izquierdo no se aprecia patología (Figura 5). Se solicita análisis de sangre con TSH y urocultivo con resultados normales.

Se deriva a consulta de nódulo tiroideo, que corrobora en su ecografía lo descrito en atención primaria, y realizan punción aspiración con aguja fina (PAAF), siendo el resultado sospechoso de malignidad (Categoría 5 de Bethesda). Ante este hallazgo realizan hemitiroidectomía derecha donde describen 2 nódulos, de 4 y 1 cm bien delimitados y de coloración parda. La biopsia intraoperatoria es informada como ”sin hallazgos de carcinoma papilar”, motivo por el que se  realiza cirugía conservadora. El diagnóstico histológico definitivo es de adenoma folicular de tipo oncocitario o adenoma de células de Hürthle, sin datos de invasión capsular ni vascular.

Figura 1

Figura 2

Figura 3.

Comentario

El término Tumor de células de Hürthle, fue introducido por Ewing en 1919. También  es conocido como oncocitoma, tumor de células oxifílicas, tumor de células de Askanazy, mitocondrioma, tumor de Langhams y clasificado  como una variante oxifílica del carcinoma folicular de tiroides.Se incluyen dentro de  este término  a todos los tumores de la glándula tiroides compuestos   por un 50-75% de oncocitos, los cuales histológicamente son células grandes, foliculares,  poligonales y esinofilas, con núcleos pleomórficos  hipercromáticos y con un citoplasma   granular con abundantes mitocondrias.

Desde la descripción inicial de estos tumores, ha existido mucha controversia  acerca de su origen, de su comportamiento clínico, de su clasificación, de su diagnóstico, de su manejo quirúrgico y  de su pronóstico. En parte, esto es  debido a su baja incidencia, de aproximadamente un 3-10% de todas las neoplasias tiroideas.1

Se clasifica en tres variantes histológicas: adenoma de células de Hürthle, carcinoma de células de Hürthle y cáncer papilar de células de Hürthle.

El adenoma de células de Hürthle es un tumor benigno, cuya presentación clínica es similar a la de los tumores foliculares  convencionales. El examen clínico, la ecografía, la PAAF y la gammagrafía con Yodo 131, son los elementos que  utilizaremos  para su  estudio. Este tipo de tumor se presenta como   nódulo tiroideo, la mayoría solitarios, compuestos por más de 50% de células de Hürthle; ecográficamente son sólidos, isoecogénicos; y gammagráficamente hipocaptantes.  Con frecuencia en estos nódulos, se produce un crecimiento brusco tras la PAAF, lo cual puede llevar a la interpretación clínica de malignidad. Cuando se encuentran nódulos múltiples, se debe valorar la coexistencia con otras lesiones, desde un bocio multinodular coloide hasta neoplasias malignas independientes2.

Los tumores de células de Hürthle son más prevalentes entre la 5ª y la 6ª década, aunque algunos estudios indican que los adenomas de Hürthle aparecen en pacientes algo más jóvenes, en la 4ª década.  Son más frecuentes en las mujeres, con ratios de 2-10:1. Por el contrario los hombres tienen mayor incidencia de tumores de células de Hürthle malignos. El incremento de la edad aumenta también el riesgo de malignidad.  En cuanto al tamaño tumoral, los adenomas suelen ser más pequeños, entre 1-3 cm, y lesiones mayores o igual a 5 cm en el 80% de los casos son malignas.3

El diagnóstico preoperatorio no es fácil, ya que la PAAF determina la presencia de células de Hürthle, pero con mucha frecuencia no aporta un diagnóstico definitivo que determine benignidad o malignidad, encontrándonos esta última en un 25-30% de los pacientes. Macroscópicamente es un tumor encapsulado, de color marrón, homogéneo y sólido, aunque pueden tener focos de  calcificación, hemorragia  y  necrosis.

En el diagnóstico diferencial lo principal es establecer si se trata de un tumor benigno o maligno, dado el diferente abordaje terapéutico y el pronóstico que conlleva la decisión. Por tanto se debe diferenciar entre un adenoma y un carcinoma oncocítico, y para ello es fundamental determinar si existe invasión capsular o vascular, y/o hallazgos de metástasis ganglionares o a distancia (más frecuentes a hueso, pulmón, cerebro y nodos linfáticos), que son los parámetros que indicarían con certeza el carácter de malignidad.

El mayor problema se encuentra, cuando tenemos un nódulo con características histológicas de adenoma, pero que su comportamiento postquirúrgico es el de un carcinoma papilar de células de Hürthle con potencial diseminación regional. Para ello, marcadores inmunohistoquimicos como el Ki67 y la expresión del cyclin D1 pueden ayudar en el diagnóstico diferencial preoperatorio entre adenoma y carcinoma de células de Hürthle, pero esto aún está en estudio4,5.

Las células de Hürthle se observan también asociadas sin necesidad de implicar malignidad a enfermedades inflamatorias o que producen estrés celular como tiroiditis linfocítica crónica, la enfermedad de Graves, bocio multinodular o la exposición de la glándula a radiación; y puede considerarse normal su aparición en ancianos e incluso en otros órganos.

No hay un consenso de cómo tratar estos tumores, pero la tendencia es a manejarlos de manera similar al tumor folicular, teniendo en cuenta que la tasa  de malignidad de los tumores de células de Hürthle es del 30%,  que  son generalmente más agresivos que los tumores foliculares, que metastatizan con más frecuencia y responden menos a la terapéutica con  yodo 131 que los tumores foliculares ,  lo que sugieren  un manejo agresivo6,7.

El tratamiento es la cirugía. Se realiza hemitiroidectomía y mapeo linfático con estudio intraoperatorio, y en caso de que no se pueda definir malignidad, se espera a la histología definitiva para decidir que conducta seguir. En caso de  ausencia de malignidad, es decir diagnóstico de adenoma de células de Hürthle confirmado, se  da por terminado el manejo quirúrgico y  se recomienda seguimiento clínico y revisión especializada. En caso de malignidad, se realiza extensión quirúrgica con tiroidectomía complementaria, linfadenectomía  cervical en caso de nódulos metastásicos y radioterapia  en enfermedad localmente invasiva.8

Figura 4.

Figura 5.

Bibliografía

  1. Barrera-Rodriguez F, Garza-Sánchez V, Gracida-Mancilla N, Hurtado-López LM. Tumor de células de Húrthle. ¿Qué debemos hacer? Cirujano general.2004;25(4):290-295.
  2. Novelli JL, Brunás O, González-García M, Sánches A, Echecury M. Glánd Tir Paratir. Neoplasias de células de Hürthle: diagnóstico. 2005;(14):8-15.
  3. Miguel-Pérez P, Herrera-Hernández M, Padilla-Rodríguez A, Martínez-Consuegra M. Adenoma oncocítico de tiroides (adenoma de células de Hürthel). Revisión del espectro morfológico a propósito de cuatro casos. Gac Méd Méx. 2007;143(6):517-522.
  4. Iotti A, Caramutti D, García-De Avila MT, Iotti R, Carpaneto E, Ciaccio M, Sibbald A. Carcinoma de células de hurthe. Arch. Argent. Pediatr. 2000;98(3):196.
  5. Gutiérrez- Villamil C, Alonso JF, Mejía-López A, Carofilis-Mendiza F, Arevalo-Leal JS, Marín-Oyaga V. Un caso de carcinoma de tiroides de células de Hürthle. Abordando la incertidumbre del papel del Yodo I-131. Rev.Cienc.Salud.2016;15(1):165-172.
  6. Khan A, Prasad M. In: Khan A. (eds) Surgical Pathology of Endocrine and neuroendocrine Tumors. Tumors of thyroid gland: Non C cell Tumors. First ed. Current Clinical Pathology. Humana Press. 2009. 242p. DOI:10.1007;978-1-60327-396-1.
  7. Schneider D, Chen H, Sipple RS. Textbook of Endocrine Surgery. Third Edition. Hurthle Cell. Adenoma and carcinoma. Jaypee brother Medical Publishers. 2016.
  8. Ghossein R.A. Hurthle Cell Adenoma and Carcinoma. In: Schwab M. (eds) Encyclopedia of Cancer. Springer, Berlin, Heidelberg. 2011.

Valle Alonso J., Fonseca del Pozo FJ. ,Vaquero Álvarez M. EuroEco 2020;9(4):1-3.

Un comentario

Deje un comentario